lunes, 25 de junio de 2012

El aparato motriz de los caracoles

Se lo planteó otra vez. No supo qué pensar. En un instante, tomó la firme determinación de seguir adelante con lo que había pensado. No pudo. Le dolía abrirse. Tomó una decisión. Si no podía hablar, lo escribiría, como siempre. Le quedó algo parecido a lo que sigue.

He estat buscant sempre la raó per la qual vaig decidir, unilateralment, tirar endavant, avançar, establir uns límits i els termes amb els que volia viure la meva vida. Òbviament, els vaig tirar daltabaix de la muralla, com de costum. "Fumo per fumar, camino per caminar i escric per escriure". Què estúpid. Plantejar-se i decidir és una trivialitat de proporcions gegantesques. No és possible, sota cap concepte, reconduir una vida si aquesta es veu afectada per una multiplicitat de factors aliens, incontrolables, que escapen a qualsevol previsió possible, sense cap mena de gestió. Quina obsessió, doncs, planeja constantment sobre els nostres caps i no ens deixa respirar, desfer-nos d'unes cadenes que, sovint, ens col·loquem nosaltres mateixos? Per què viure en els termes que un mateix tria és incansablement complicat? Vaig voler prendre una decisió i em vaig equivocar. 

Alzó la vista y contempló las gaviotas que surcaban la fresca brisa de la noche. La música retumbaba intensamente en sus oídos y inhaló una bocanada de aire que pareció no terminar nunca. Reanudó el acostumbrado ritual. Sus dedos construyeron el cigarrillo en 23 segundos exactos, precisos, y mientras sujetaba la barrita entre los labios, asió de nuevo el bolígrafo, presto a seguir escribiendo. No pudo. Mientras el utensilio volaba unos cuantos metros y se partía ante la firme oposición del asfalto, observó cómo un caracol intentaba refugiarse al lado de su zapatilla. Al fin y al cabo, demasiado complicado era vivir como un caracol. No se esperaba, en absoluto, que su vida evolucionaría en ese sentido.

[El fragmento incluído aquí data de marzo del 2007]

No hay comentarios:

Publicar un comentario